martes, 5 de mayo de 2015

Mi octava visita a China - Fábricas y el sindicato oficial ACFTU - Nuevos y viejos problemas

Desde mi primera visita en 2006 a este tan interesante país, ésta ha sido la octava ocasión en que he tenido la posibilidad de visitar fábricas y entrevistarme con trabajadores, dirección de empresas y funcionarios del sindicato oficial chino, la ACFTU por sus siglas en inglés. 

A lo largo de estos años muchas cosas han ido cambiando, como es el nivel salarial de sus trabajadores, y otras han seguido parecidas, como el sistema de organización "sindical" en un sindicato único en el que obligatoriamente se inscriben las organizaciones que se puedan crear en las empresas. Con, en mi opinión, una escasa incidencia de esta organización en la vida del país, en la que sí es absolutamente determinante el Partido Comunista. 

En esta ocasión parecen abrirse interesantes perspectivas de futura relación con la ACFTU, tanto desde el sindicalismo español como de la Federación Sindical Internacional, "IndustriALL Global Union", para abordar cuestiones que afectan al sindicalismo mundial en la industria del vestido.

 - - - - - -

Incluyo a continuación el capítulo "sindical" del correspondiente informe:

" ....

8.- Con los sindicatos oficiales chinos, la ACFTU

La reunión concertada en Beijing el 20 de abril tenía este año concretos antecedentes que la hacían particularmente importante. Por  mi parte había ya decidido que en mis viajes a China iba a terminar con mi paso por Beijing para entrevistarme con la dirección de la ACFTU (como venía haciendo después de la visita de fábricas textiles en las diversas regiones del país) si el encuentro de este año no suponía un avance importante en sí y para el trabajo sindical futuro respecto a los de otras ocasiones. Mis temores sin embargo no se han confirmado y este encuentro ha resultado muy positivo, así lo entiendo. Y ya hemos acordado un nuevo encuentro para el año próximo.

Como se recordará, hasta ahora el sindicalismo oficial chino no ha querido estar presente en nuestras visitas sindicales a fábricas de su país. En octubre 2013 suspendió el encuentro con su dirección nacional porque, dijeron, se dieron cuenta una semana antes que habíamos acordado reunirnos en las mismas fechas de su Congreso nacional. Y en junio de 2014 nadie del sector textil pudo participar en la reunión oficial en Beijing por indisposiciones de última hora.

En esta ocasión los antecedentes no eran mejores. Nadie de la ACFTU de Hangzhou, Nanjing o Shanghai, donde estaban las fábricas visitadas, ha querido o podido acompañarnos, con el argumento de que “como la ACFTU no ha suscrito los Acuerdos Marco de IndustriALL, para mantener nuestra independencia será mejor realizar vuestras visitas sin nuestra compañía”.

La reunión oficial en Beijing con la ACFTU ha significado sin embargo esta vez un paso importante. Por los interlocutores presentes, por su contenido y por las perspectivas que al parecer se abren. Resumo a continuación lo esencial de la misma.

Han participado: Xu Lu, adjunta al Director General del Departamento de Relaciones Internacionales, Wang Xiaojing, Directora del Comité Nacional de la Federación de los Trabajadores de Finanzas, Comercio, Industria Ligera y Textil, Geng Jiamin, de la División americana de la ACFTU, y Mengmeng Zhang del Departamento Internacional, que ejercía además como intérprete.

Después de los saludos protocolarios dirigidos a mi presencia con la mayor cordialidad en cuanto a representante de CCOO de España y de la internacional IndustriALL Global Union, y de mi también cordial respuesta, abordamos diversos aspectos de información y proyectos de futuro.

Por parte de la ACFTU se planteó lo siguiente[1]:

·     La ACFTU tiene interés en desarrollar las relaciones tanto con CCOO como con IndustriALL Global Union, habiéndose producido en los últimos años positivos intercambios bilaterales de delegaciones y de información sobre los respectivos planteamientos estratégicos.
·    Los sindicatos chinos, la ACFTU, no pertenece a ninguna organización sindical internacional y no ha participado en la negociación de los Acuerdos Marco Globales (AMG), por lo que no se siente vinculada por ellos. Los considera sin embargo un útil instrumento para la acción sindical supranacional y para la defensa de los intereses y derechos de los trabajadores, del trabajo decente en el mundo, por lo que está interesada en conocer su experiencia y examinar como colaborar en su aplicación, en relación además con sus propios criterios de RSC que se expresan en el Código de Conducta del sector textil del país[2]. A mis consideraciones críticas sobre este Código de Conducta y su aplicación, a lo que más abajo me refiero, respondieron afirmando el control sindical sobre la misma.
·       Consideran que la aplicación de compromisos de RSC de las empresas chinas y su intervención sindical en los mismos, constituye una actividad integrable en el ámbito de sus relaciones sindicales internacionales. En éstas ocupa un lugar destacado su participación en las Conferencias de la OIT y en sus órganos de dirección, lo que resultó de sus acuerdos con la Confederación Sindical Internacional.
·        Consideran de particular importancia que los AMG abarquen toda la cadena de suministro, señalando que el trabajo sindical de la ACFTU se orienta con los mismos criterios que establecen los AMG. De éstos valoran particularmente los derechos que puedan establecer para los sindicatos locales. En este sentido consideran importante la información que por mi parte se les facilita sobre el AMG con Inditex y su aplicación. Todo ello entienden ha de contribuir a consolidar Redes Sindicales mundiales de los trabajadores, como proyecto y en algunos casos ya como realidad.
·         Los actuales objetivos de los sindicatos chinos son: 1º la afiliación, la sindicación de los trabajadores, y 2º la negociación colectiva, considerada el eje de su actividad ligada al diálogo social y al tripartismo con patronal y gobierno. Y ello en el marco de una realidad en evolución como es la economía de mercado con características chinas.
·         Con estos criterios desarrollan también su relación directa con el gobierno para el avance de la legislación laboral cuyos ejes son la Ley Sindical de 1950, actualizada en 1992 y con algunas modificaciones posteriores, la Ley Laboral de 1994 y la Ley de Contrato de Trabajo de 2007. No existe aún una Ley de Negociación Colectiva, aunque se está trabajando en un proyecto para la misma.
·    Consideran que están avanzando y logrando mejoras en las condiciones de trabajo, particularmente en el aumento de las retribuciones y en la reducción del tiempo de trabajo.
·      La actual afiliación de la ACFTU se cifra en 292 millones de trabajadores de los 570 millones que integran la población laboral china, sobre los 800 millones de población activa.
·         En el marco de su objetivo de impulso de la negociación colectiva indicaron que en 2013 se registraron ya 2.400.000 convenios colectivos (denominados “contratos colectivos de trabajo”) que afectan a un total de 6.230.000 empresas y a unos 300 millones de trabajadores. El objetivo es alcanzar una cobertura del 80% , es decir más de 450 millones, a finales de 2015.
·        En los objetivos de sindicación se sitúa un proyecto piloto desarrollado desde 2014 en Guangzhou para fortalecer la independencia de los sindicatos y concretado en 2 iniciativas: 1) la elección directa de los presidentes de los sindicatos de empresa y 2) la aplicación ya en las fábricas de su propuesta legislativa para que la Ley Sindical prohíba que los parientes de los dueños de las empresas y los Jefes de Personal puedan acceder a los puestos de dirección sindical[3].
·      Con estos objetivos están también potenciando la acción sindical por sectores de la producción. Y para superar las dificultades de la negociación colectiva de empresa, a la vez que para establecer condiciones más iguales en el sector, se plantean también la posible negociación de acuerdos de ámbito superior al de empresa (inexistentes hasta ahora[4]). 

Por parte de la Federación de la ACFTU que organiza a los trabajadores textiles se planteó lo siguiente:

·    En esta Federación, la mayor de las 10 que integran los sindicatos chinos, están organizados tanto los trabajadores textiles y del vestido como los de finanzas, comercio, industria ligera y tabaco, sectores en los que trabajan unos 130 millones de trabajadores.
·       El sector textil-confección se caracteriza por el alto porcentaje de pymes. Tiene unas 400.000 empresas en las que trabajan de 20 a 23 millones de trabajadores. De ellas, unas 40.000 facturan cada una más de 20 millones de Yuanes (30 millones de €uros) al año y en las mismas trabajan la mitad de los trabajadores del sector. En este grupo de empresas están las que trabajan para las marcas mundiales.
·            El 95 % de empresas, también con el 95% de trabajadores, son ya empresas privadas.
·         Ante la disminución de exportaciones, consecuencia tanto de la crisis mundial como de los incrementos de costes que se ha producido en los últimos años, se ha potenciado el aumento de la capacidad de consumo de la población así como el desarrollo de marcas propias para el marcado interno.
·       En el último periodo se ha producido una doble deslocalización de la industria textil-confección desde las zonas industriales costeras y del Sur del país: una hacia el interior, el Oeste, de China (donde los costes salariales son el 50%), aunque ello se produce en un pequeño porcentaje aún, y también hacia otros países del Sudeste asiático (Bangladesh, Camboya y Vietnam principalmente).
·         Los salarios textiles siguen siendo inferiores al promedio del país. En cifras globales eran el 57,71 % en 2005 y bajaron al 55,53% en 2009, aunque parece que esta diferencia se ha corregido algo últimamente, sin estadísticas claras aún al respecto[5].
·         El XIII Plan Quinquenal para el sector textil plantea diversas iniciativas para aumentar la productividad y evitar la deslocalización, sobre todo fuera de China.
·         Hasta ahora este sector ha tenido unas relaciones laborales estables.
·         Anualmente se realiza una reunión con la Confederación empresarial[6] de esta industria para impulsar políticas económicas sectoriales, para examinar las tendencias en las relaciones laborales y para impulsar unas “relaciones laborales armoniosas” en el mismo, así como para la aplicación del Código de Conducta chino del sector (al que antes me referí y sobre el que volveré más adelante). En 2006, 2007, 2011 se elaboraron documentos conjuntos sobre todo ello. En 2008 se abordó la crisis mundial y se tomaron medidas para reducir al máximo la pérdida de empleo.
·         En 2013 se realizó un seminario internacional promovido por la OIT sobre política salarial en el sector.
·       Este año 2015 hay un programa de trabajo orientado a los temas de seguridad en las empresas y al trabajo de aprendices.
·        En la negociación colectiva se está abordando el tema salarial a nivel de empresa, con aumentos por encima de los salarios mínimos locales, así como la posible negociación de acuerdos de ámbito superior a la empresa. También la actividad sindical coordinada a nivel sectorial en las diversas regiones.
·         Los salarios aumentan del orden del 10 % cada año.

Por mi parte planteé los criterios de IndustriALL, plenamente compartidos por CCOO, en relación con la acción sindical transnacional, los Acuerdos Marco Globales, la participación  sindical en la defensa de las condiciones de trabajo a lo largo de las cadenas de producción de las multinacionales, el AMG con Inditex y el trabajo con ésta así como con Mango y El Corte Inglés. Me extendí en el carácter de nuestras visitas a empresas de las cadenas de producción de las multinacionales en China, al igual que a otros países, con la voluntad de que en las mismas se implicasen los sindicatos chinos, cosa que hasta ahora no ha ocurrido. Señalé al avance que suponía los criterios por ellos expresados sobre los AMG, ya que hasta ahora, en mis anteriores entrevistas, me habían venido manifestando que la ACFTU “no había aún examinado cómo actuar en relación con los Acuerdos Marco Globales”.

En relación con su Código de Conducta de las empresas del sector textil-confección, les indiqué mi criterio crítico sobre el mismo en la medida que era muy similar al BSCI europeo y, como éste, de escasa transparencia al incluir esencialmente medidas de autoevaluación de las empresas, si bien es cierto que en los últimos años, con una importante incidencia en ello de El Corte Inglés, se están apreciando avances en sus criterios de aplicación y se apuntan en las previstas modificaciones de sus contenidos. Les señalé también el desconocimiento de este Código de Conducta chino en las empresas textiles que yo había visitado, pendientes eso sí de los Códigos de Conducta de las multinacionales compradoras. Éstos estaban en general expuestos en sus tablones de anuncios, mientras no había visto en ninguna el Código chino. A ello respondieron como antes ya he apuntado, insistiendo en un control sindical de su aplicación.

Planteé también mi impresión de que el desarrollo de la economía de mercado ha de estar suponiendo una función distinta del sindicalismo chino, lo que dio lugar a una breve polémica al responder la dirigente de la ACFTU que ello era a la inversa, que es el modelo de socialismo con características chinas el que impulsa la economía de mercado. Abordamos también la visión crítica que desde el sindicalismo internacional se tiene de la realidad china, apuntando a los problemas de independencia (que sin duda deben examinarse en relación  con  el gobierno, pero que en mi opinión se plantean esencialmente en relación con la patronal, no tanto respecto a su organización colectiva como de cada empresa en particular) y de democracia, a lo que respondieron las representantes de la ACFTU insistiendo en su independencia y funcionamiento democrático.

Fruto de todo ello hice formalmente a la ACFTU la siguiente propuesta:

·        En las medida que señalan no sentirse formalmente implicados por los AMG, y teniendo en cuenta sus planteamientos al respecto antes señalados, así como su interés en el AMG con Inditex, les he propuesto que consideren la posibilidad de desarrollar, negociar, un Protocolo para la aplicación del AMG con Inditex en China, junto con el avance de la discusión de ésta y otras cuestiones con IndustriALL Global Union.
·     Relacionado con ello, y teniendo en cuenta lo señalado sobre su proyecto piloto de desarrollo sindical en Guangzhou antes indicado, les he propuesto que en la primavera de 2016 realicemos algunas visitas a fábricas de esa zona que trabajan para Inditex, así como un seminario con sindicalistas de las mismas para comentar tanto el AMG con Inditex como sus iniciativas sindicales en la región y su relación con el Código de Conducta chino.

La respuesta de la dirigente de la ACFTU ha sido:

·     Tomar nota de mi próximo viaje a Guangzhou la primavera de 2016, estudiando la posibilidad de organizar en tal ocasión un encuentro en Beijing con expertos del sector textil y la presentación por mi parte de una conferencia al Departamento de Internacional de la ACFTU.
·       Estudiar mis propuestas para examinar, en esa próxima visita, contenidos, fechas y lugares para su posible realización.

Todo ello me lleva a considerar que ésta ha sido la reunión de trabajo con la ACFTU más interesante de todas las realizadas por mi parte hasta ahora. Toca ahora esperar qué continuación va a tener.


[1] Espero reproducir fielmente lo que fue nuestra conversación, pero me he comprometido a hacerles llegar este informe, así como los anteriores (hasta ahora no remitidos por las carencias de la propia relación sindical), de modo que si ven alguna incorrección o imprecisión les rogaré me lo indiquen y será distribuida en el mismo ámbito que el informe

[2] China Social Compliance for Textile and Apparel Industry  (CSC9000T) de 2005, http://www.csrchina.net/page-566.html, del que se publican informes bianuales, ver http://www.global-business-initiative.org/wp-content/uploads/2012/04/2015-02-17-China-Responsible-Business-Forum-Briefing.pdf.

[3] Es evidente que se trata de una iniciativa interesante, tanto por lo que su aplicación podría suponer como por lo que su propuesta supone de reconocimiento de los problemas actuales, evidentes por otra parte a partir de las visitas y entrevistas hasta ahora realizadas. Sin  embargo es evidente que el desarrollo de un efectivo sindicalismo de clase deberá suponer una efectiva libertad de los trabajadores para decidir sobre el conjunto de su organización sindical colectiva y sobre los objetivos de acción y reivindicación de la misma.
[4] En Vietnam el Convenio Colectivo de la industria del vestido ha sido el primer convenio colectivo nacional
[5] Ello explica algunos de los fenómenos observados, en esta visita a fábricas textiles, en relación con  las crecientes dificultades para la contratación de jóvenes en el sector.
[6] Aparentemente de escasa representatividad de las empresas del sector y por tanto de escasa fuerza para una posible negociación. Ninguno de los empresarios con los que he hablado, en esta y anteriores ocasiones, tiene noticias de la misma. Ha sido sin embargo la primera vez que desde la ACFTU se comenta el interés de una relación regular con una estructura empresarial sectorial.

- - - - -

De todo ello hay una más detallada referencia en mi informe de este viaje, así como enlace con los informes de viajes anteriores:

China 2015 - sobre la industria del vestido - condiciones de vida y de trabajo - el sindicalismo oficial

No hay comentarios: